Error
  • XML Parsing Error at 1:186. Error 4: not well-formed (invalid token)

Se necesitan domadores

1608_TailandiaHay una fábula tailandesa, o por lo menos eso fue lo que me dijeron, que habla sobre un hombre que quiere levantar un templo en medio de la jungla. Los habitantes de la jungla se rehúsan a trabajar por alguna razón inexplicable. Se guardan en sus árboles, se esconden en la maleza y desaparecen ante la mirada del emisario del rey y de sus soldados.

Un mito de desapariciones similares era narrado por los veteranos de Vietnam. El mito de los combatientes del Vietcong dice que, no bien los americanos los tenían a tiro, ellos desaparecían frente a sus ojos, evitando la muerte, la prisión o la adhesión a un régimen que no pretendían adoptar, se disolvían en la jungla a sus espaldas y desaparecían sin hacer ruido. Los soldados americanos se desconcertaban aún más.

El primer desconcierto había sido la constancia de las escaramuzas en la jungla, jugando esa guerra de guerrillas que siempre ha sido el talón de Aquiles de los ejércitos numerosos, habituados a definir una frontera en un solo enfrentamiento en el campo de batalla. Una resistencia de este tipo le costó vidas y fortuna al ejército romano cuando trató de imponerse en las guerras celtibéricas y algo similar también pasó cuando el imperio español enfrentó la conquista del Perú. La resistencia sostenida, como se ve, construye su propia épica.

Del mismo modo que los combatientes del Vietcong, los hombres de la historia tailandesa que escuché, desaparecieron en la jungla sin poner una piedra sobre otra en honor de la dinastía reinante. El emisario del rey, desesperado, sometió a los animales de la jungla y, con ellos como fuerza de trabajo y con sus capataces y sus capitanes vueltos domadores, construyó un templo en la mitad de nada.

El reto al que se enfrentó fue el de ajustar a los animales a sus requerimientos. Trato de imaginar a los tigres manejando cucharas de albañil y a los elefantes ciñéndose correas para cargar muros; a las aves acarreando agua y a los macacos tallando los acabados en los que grabaron su propia historia. Al final, me cuentan, los animales atacaron a los que se volvieron sus domadores por la necesidad de llevar a cabo la tarea y el templo quedó en la jungla sin otro observador que aquellos mismos que lo erigieron. Nadie rezó allí jamás.

Sus ruinas, acabadas por el tiempo, fueron descubiertas siglos después y, con las tallas en la piedra de sus muros, los tailandeses fascinados pudieron reconstruir la historia o, quizás, inventarla como el éxodo maya que hundió a Palenque en la selva o como el cuento de Sant Yagu cabalgando entre los moros, que enfrentaron una resistencia de guerrillas en los múltiples frentes de la Reconquista.

Sólo puedo imaginar la dificultad que enfrentaron los tailandeses cuando tuvieron que volverse domadores para dar esta primera capacitación a los verdaderos habitantes de la jungla.

Una capacitación laboral, digamos, un banco, toma cerca de tres semanas. En el caso de los docentes en las casas de estudio que emprenden a acunar la cultura de las élites requiere de cientos de horas. ¿Cuánto tiempo haría falta para quitarle a un lobo los gruñidos?

1608_domador_comidoSi alguien ha trabajado en empresas privadas, sabrá que no miento cuando digo que los seminarios orientados a cultura empresarial son, en ocasiones, fines de semana enteros que transcurren entre múltiples formas de tortura bajo el nombre de “dinámicas de integración”. La gente batalla para dejarse caer sobre las manos de los que conforman su equipo de trabajo; se recuerdan las historias de la empresa como si fueran gestas tan heroicas como 508 soldados, 16 caballos y 14 piezas de artillería conquistando a los aztecas; se repite que la plataforma virtual es “amigable”, que hay que “ponerse la camisa”; se hacen chistes sobre el triste ambiente de oficina y se fraguan coitos a escondidas de Recursos Humanos, o con ellos mismos, para evitar sanciones laborales.

Todas las presentaciones que se proyectan presentan perfiles sonrientes de gente atractiva que no responde ni por pienso a la barriga de Ramón, en Costos, o que presentan piernas tremebundas en zapatos de tacón de aguja que no recuerdan a Conchita, en el front desk. Esta imagen que se mira en las pantallas, dista tanto de la realidad como una película sobre el ejército rojo en el estalinismo distaba de la realidad de la milicia.

En el cine, una enfermera anuncia su deseo de bañarse. Diez soldados, un pelotón, la rodean en un cerco humano dándole la espalda y manteniendo sus miradas en el sueño del soviet, mientras ella deja que el agua corra por su nívea piel desnuda y devuelva el polvo a la madre tierra, protegiendo su honor con la marcialidad de los soldados. En el frente de Stalingrado, los soldados corrían con un cartucho en la mano, esperando que el soldado compañero al que perseguían muriera para utilizar su fusil.

Los animales construyeron un monumento en medio de la jungla. Los empleados suspiran por emolumentos que nunca llegarán, pues las horas de capacitación no son horas laboradas, sólo son horas arrebatadas para tallar con nuestras manos de macaco la piedra de los templos. Sólo se necesita vivir en medio de una jungla que devora historias mitológicas y entregas manuales para aprender el modelo comercial.

Y claro, domadores, se necesitan domadores.

El Ojo del Tigre

BANNER_MEDIO_ELECCIONES_campaas_2011_2-01


banner__gobierno_del_estado

 

RADIO EN LÍNEA

BANNER_NUCLEO_EN_LINEA_RENOVACION_231

El Clima

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Recibe Nuestras Noticias en tu Correo

Encuesta

¿Quién crees que ganará la gubernatura de Michoacán?

 

Breves del Reporte Vial Morelia

18 de noviembre

12:20 horas: 

  • Continúan tomadas las oficinas de Rectoría de la Universidad.
  • En el centro de la ciudad Antonio Alzate con lento avance.
  • Camelinas en el puente peatonal del IMSS colocan mantas para invitar a la ciudadanía para que haga uso de este.

EXCENI


 

Espero curarme de ti

Espero curarme de tiJaime Sabines (Chiapas, 1926 - Ciudad de México; 1999) Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar...

Comentarios / 18 Nov 2011 / Visto:23

Leer mas...

Contaminación severa en Ocotlán-El Salto

El río Santiago inicia su escurrimiento en la parte noroeste del Lago de Chápala, a unos kilómetros al suroeste de...

Comentarios / 11 Nov 2011 / Visto:154

Leer mas...

La caída del muro de Berlín

004

Ver mas Galerías

Viaje al lado oscuro de Pink Floyd

Viaje al lado oscuro de Pink Floyd

David Gilmour, rasguea una progresión de acordes descendentes mientras entona, sin palabras, una melodía melancólica. Sentado sobre un amplificador en el cuarto de consolas de su ostentoso “estudio flotante”, en...

Comentarios - Visto:65 - Música

Leer mas...

 

0610_vive_tu_democracia

Reportaje

Día Mundial de la Diabetes

Día Mundial de la Diabetes

Es quizá una de las herencias que menos desean las personas descendientes de algún pacient...

Reportajes

Leer mas...

Suplemento Especial

Bebidas: Daiquiri de fresa

Bebidas: Daiquiri de fresa

Ingredientes Hielo 1/4 onza de jugo de limón 2 1/2 cucharadas de azúcar 2 onzas de Ron 30...

La Cocina de Baby

Leer mas...

¿Qué plan tienes hoy?