La ‘Gaviota’ electa, perfil de una primera dama actriz

Indice del artículo
La ‘Gaviota’ electa, perfil de una primera dama actriz
Mujer de pompa parada
Las reinas del 'rating'
La primer actriz en convertirse en primera dama
Todas las páginas

030912Angelica_rivera

Ninguna telenovela iguala en interés y complejidad esta historia plagada de subtramas, personajes incidentales, romance, entre otras muchas cosas. Prácticamente todos los medios de comunicación mexicanos y varios internacionales han escudriñado hasta el último detalle del matrimonio entre la actriz Angélica Rivera, conocida como La Gaviota, y Enrique Peña Nieto.

La llamada prensa del corazón habla de un amor digno de suspiros: la “calidad moral” de la actriz, el carisma del político. Para otro sector de la prensa, en cambio, esta relación es un reality show fraguado previamente o parte de un plan de marketing para construir la victoria del ahora presidente electo Enrique Peña Nieto, abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Acostumbrada a los reflectores, Angélica ha mantenido un perfil discreto ante los tropiezos: los hijos fuera del matrimonio de Peña Nieto, los reportajes de The Guardian, las manifestaciones en contra de su esposo durante la campaña electoral. Temas sobre los que la actriz no hizo ningún comentario.

Sin embargo, no ha estado lejos del proceso electoral. Desde la noche del 29 de marzo, cuando empezaron las campañas, La Gaviota comenzó a transmitir en Youtube una serie de videos caseros que tituló Lo quemisojosvenymicorazónsiente, "quiero que sus ojos vean lo que mis ojos van a ver", anota en el texto de presentación de las imágenes.

Como buena actriz, Angélica se adaptó al rol que le tocó jugar durante la contienda. Dejó atrás a la mujer desinhibida para convertirse en la discreta, pero carismática esposa del candidato presidencial y ahora será la primera dama de este país, “una gaviota electa”.

De escuela de monjas a la televisión

030912Angelica_rivera1En la década de 1980, la colonia Lindavista, ubicada en el norte de la Ciudad de México, iba en decadencia. La tala de sus características palmeras para crear vías rápidas y la construcción del metro, que atrajo el comercio informal, devaluó una zona que apenas dos décadas atrás había sido uno de los epicentros de la clase media alta de la capital.

Ahí creció Angélica Rivera Hurtado junto a sus cinco hermanos. Su papá, Manuel Rivera, tenía una clínica oftalmológica en el segundo piso de un edifico ubicado en una de las principales avenidas de la zona.

Su consultorio estaba repleto de fotografías de sus hijos: Carolina, Maritza, Adriana, Felisa, Manuel y Angélica. Conforme esta última alcanzaba la fama, las revistas en la sala de espera se convertían en un museo de sus logros. Así lo describe Gloria Carpio, cuya abuela tenía un estudio de danza  a un lado, un lugar donde la actriz tomó clases.

Angélica y sus hermanas asistían al Colegio las Rosas, una de las tantas escuelas católicas del rumbo, a unas cuadras de la Basílica de Guadalupe. Según relató su padre a la revista Quien, Angélica representó varias veces a la Virgen María en las obras escolares y tenía la inquietud de ser actriz.

Cuando tenía 17 años, Rivera se enteró de que Verónica Castro —celebridad de telenovelas— grabaría el video de la canción Macumba en una locación en la ciudad, no dudó en acudir.  Además de entrar a la locación, la joven logró contactar a la actriz que entonces protagonizaba Rosa Salvaje.

Por su atractivo físico y carácter extrovertido, Castro le ofreció un breve papel en el video.

Al terminar la grabación, la actriz le dio un consejo que le cambiaría la vida a quien años después sería su cuñada: inscribirse en el concurso El rostro que organizaba el diario El Heraldo de México para promover nuevos talentos y que Verónica había ganado en 1970.

Ganar ese certamen auguraba una carrera exitosa en la televisión. Sin embargo, lo que le dio fama nacional fue aparecer como modelo en el video Ahora te puedes marchar, de Luis Miguel. El cantante era la sensación del momento.

En 1987, el mismo año que ganó El Rostro, Angélica comenzó a conducir TNT, un programa de videos musicales. Además, aparecía en cápsulas de VideoVisa anunciando estrenos de películas en VHS con pantalones ajustados y un brassiere debajo de sacos estampados: la moda de la época.

Pero ella quería era ser actriz. Obtuvo primero personajes secundarios y luego de mayor importancia en telenovelas populares como Dulce desafío, Simplemente María, Mi pequeña Soledad, La pícara soñadora, Alcanzar una estrella. Poco a poco se convirtió en una figura conocida en los pasillos de Televisa, la principal fábrica de celebridades de la época.

Su amistad con el productor de telenovelas José Alberto El Güero Castro, hermano menor de Verónica, le abrió aún más puertas en el mundo del espectáculo.

La periodista de espectáculos, Shanik Berman, describe la importancia de conocer a los Castro en ese tiempo. “Los mexicanos muchas veces no sabían ni cómo se llamaba su presidente y seguro no conocían al 99% de sus gobernadores, pero todos conocían a Verónica Castro”.

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También nos puedes seguir en Twitter: @HHEspinosa y @nucleoinforma



El Clima


°C

Morelia

SP_WEATHER_
SP_WEATHER_

°C / °C
SP_WEATHER_

°C / °C
SP_WEATHER_

°C / °C

Recibe Nuestras Noticias en tu Correo

¿Cuál será el desempeño de Monarcas Morelia en la Liga MX?